Gaudí: curiosidades de su obra más desconocida y su gran obra maestra

Gaudí: curiosidades de su obra más desconocida y su gran obra maestra - lugares

 

Hoy os descubro “secretos” muy curiosos de la ciudad que seguramente no conocías (he de reconocer que los dos primeros los descubrí por casualidad):

La obra desconocida del gran Gaudí

Hablamos de la Fuente de Hércules, una fuente a la que Antoni Gaudí dio forma y está dedicada al mitológico héroe griego Hércules. Gaudí diseñó esta fuente que fue construída en 1884. Entre 1884 y 1887 el arquitecto Antoni Gaudí realizó diversos encargos para la finca Güell de Pedralbes, donde reformó el palacete y construyó un muro de cerca y los pabellones de portería, así como diseñó los jardines y construyó una fuente, la fuente de Hércules. Situada en un paraje algo escondido de los jardines, en medio de un bosquete de bambús, durante años la obra pasó desapercibida, hasta que fue redescubierta en 1983 por el arquitecto municipal Ignasi Serra Goday.

Consta de un banco de piedra de forma elíptica con respaldo de mampostería, el banco elíptico de piedra que la rodea mide unos 6 metros de longitud, en cuya parte central se alza un pedestal sobre el que se encuentra un busto del héroe mitológico Hércules. De la base de este pedestal surge un caño con forma de dragón chino, de hierro forjado, que escupe agua, el cuál vierte el agua en una pila con el escudo de Cataluña.

El conjunto es sobrio pero estético, y se integra de forma armónica con la naturaleza circundante, una de las preocupaciones del arquitecto en su obra, ya que para el genio reusense la naturaleza era su gran maestra.

La obra recrea la leyenda del jardín de las Hespérides, que cuenta la historia de un Hércules que venció al dragón Lagón y le robó sus manzanas doradas, las que le otorgaban la inmortalidad. Héroe al que también está dedicada la reja de entrada de los pabellones de portería realizados por Gaudí; esta reja, ejecutada en hierro por Joan Oñós, un colaborador de Gaudí, tiene forma de dragón, y representaría a Ladón, el dragón guardián del Jardín de las Hespérides, vencido por Hércules en su undécimo trabajo. Este episodio fue narrado por Jacinto Verdaguer en su poema La Atlántida, dedicado a Antonio López y López, primer marqués de Comillas, que era el suegro de Eusebi Güell; según Verdaguer, Hércules fue el fundador legendario de Barcelona.

Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí, en la que realizó una serie de obras de marcado gusto oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí. En esta época Gaudí emplea con gran profusión la decoración en azulejo cerámico, así como los arcos mitrales, cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templete o cúpula.

 

 

Los cuadros mágicos de la Sagrada Familia

Los cuadros mágicos de la Sagrada Familia

Y de una obra casi desconocida de Gaudí pasamos a su gran obra maestra, la Sagrada Familia, para hablar de una de las cosas más curiosas que alberga le edificio: el cuadro mágico que está en la fachada de La Pasión.

El cuadro consiste en una tabla con números ordenados forma matriz cuadrada 4×4, con la particularidad de que la suma de los números tanto en columnas, como en filas y diagonales, dan 33. Este número se refiere al grado más alto en las órdenes masónicas, y además, es la edad en la que muere Jesucristo.

 

El Cuadrado Mágico de La Sagrada Familia

Un cuadrado mágico está formado por números colocados en casillas alineadas en tantas filas como columnas, cumpliendo esta curiosa propiedad: la suma de los números situados en cada fila, columna o diagonal del cuadrado da en todas ellas un mismo resultado. Habitualmente son cuadrados 3 x 3, formados por 9 casillas. Pero hay un famosísimo cuadrado 4 x 4 con suma 34, formado por 16 casillas, en el grabado de Alberto Durero Melancolía (data de 1514, fecha que se puede leer en las dos casillas centrales de la fila inferior del propio cuadrado). Dicho cuadrado aparece en muchos lugares. Por ejemplo, en el Trinity College de Cambridge:

En el arte del siglo XX encontramos otro cuadrado mágico 4 x 4. Se debe al escultor Josep María Subirachs (1927), quien en 1987 recibió el encargo de proseguir el recubrimiento escultórico de la Fachada de la Pasión en el templo inacabado de La Sagrada Familia, en Barcelona. Este templo fue ideado y comenzado por el arquitecto Antonio Gaudí (1852 – 1926), en cuya obra encontramos numerosos elementos matemáticos.

El cuadrado mágico de Subirachs se encuentra junto al grupo escultórico del Beso de Judas.

La constante que se obtiene al sumar las 4 filas, las 4 columnas y las 2 diagonales de este cuadrado es 33. Pero también los cuatro números en los vértices del cuadrado suman 33, o igualmente los cuatro números centrales; y lo mismo ocurre en un total de 310 de las posibles combinaciones de 4 números tomados de entre esos 16. Treinta y tres era, según la tradición cristiana, la edad que tenía Cristo cuando murió crucificado.

Subirachs modificó el cuadrado mágico de Durero, restando una unidad en cuatro casillas, una de cada fila y de cada columna. De ese modo consiguió su nuevo cuadrado “casi mágico” de suma 33. En los tres siguientes gráficos se puede observar el proceso. Rodeados en naranja, los números alterados en el Cuadrado de Durero. Una vez disminuidos en una unidad cada uno de ellos, se sometió al cuadrado a dos simetrías, vertical y horizontal, de modo que, por ejemplo, el “1” de la esquina inferior derecha pasó a la esquina superior izquierda, etc.

Gráficos de la exposición “Cuadrando ideas” de la Societat Balear Xeix

Decimos que el cuadrado de la Sagrada Familia es  “casi mágico” porque incumple dos normas de los cuadrados mágicos puros: no debe haber números repetidos (en él lo están el 10 y el 14) y los números deben formar una serie de consecutivos (en él faltan el 12 y el 16). Figura esculpido en la Fachada de la Pasión del inconcluso templo barcelonés, pero también en detalles menores del interior, hasta sumar 33 apariciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas