Placas aislantes para pisos

Contribuyen a la eficiencia de los sistemas de calefacción radiantes por agua o electricidad, evitando pérdidas de calor.

Placas aislantes para pisos

Placas de EPS. Las cañerías se encastran entre los tetones y no requieren de ataduras.

 

Los aislantes para pisos deben colocarse sobre el contrapiso previamente al tendido de la serpentina eléctrica o de agua caliente. Su función principal es evitar las pérdidas de calor y prevenir la condensación. Adicionalmente, contribuye a la aislación acústica del ambiente, atenuando los sonidos entre un piso y otro.

Las placas para piso radiante de EPS evitan la fuga de calor hacia la planta inferior o la tierra, según el caso, con una gran ventaja: su diseño permite encastrar las cañerías para conformar la trama de la serpentina.

Las piezas están conformadas por tetones circulares de 58 mm, separados entre sí a intervalos regulares en forma alterna. Esto permite crear una grilla de apoyo simétrica, ordenada y pareja para colocar sin ataduras cañerías de cualquier tipo, en diámetros de hasta 25 mm, lo que representa la mayoría de las posibilidades de uso común.

Mastroplac PPR (de Mastropor) producida por moldeo de EPS de 20 Kg/m3 de densidad permite aislar correctamente la instalación de los sistemas de calefacción de pisos radiantes. Los tetones tienen 25 mm de altura y el cuerpo de la placa suma 22 mm más.

Cada placa cubre poco menos de un metro cuadrado. Las aristas laterales de las placas para piso térmico de EPS se diseñaron para permitir un encastre perfecto entre una y otra, de manera de asegurar la continuidad de la capa aisladora térmica y evitar la formación de puentes térmicos. Al mantener una trama uniforme, la secuencia de instalación de las cañerías no se ve alterada.

Para colocar el producto basta con apoyar cada placa sobre la superficie, cuidando que esté limpia y sin resaltos. El encastre se produce directamente si se mantiene el mismo sentido de colocación de cada placa. La instalación de las cañerías se puede hacer con diseño de espiral o serpentina, sin necesidad de usar precintos ni malla de distribución.

Otra opción para aislar el contrapiso es utilizar una membrana bajo piso radiante (Isolant). Consiste en una lámina de espuma de polietileno de estructura de celda cerrada con capacidad aislante. Además es impermeable al vapor y al agua.

Cuando se instala como complemento de un sistema radiante eléctrico, se debe elegir la manta con un film aluminizado en una de las caras, que ayuda a repartir el calor uniformemente sobre la superficie radiante que otorga el cable.

De todos modos, ni la espuma ni el foil de aluminio se ven perjudicados por el calor irradiado considerando una temperatura máxima de trabajo de 80ºC. El producto se comercializa en rollos de un metro de ancho por 25 de largo y 5 mm de espesor.

Por último, el Panel Solado (Isover), fabricado con lana de vidrio de alta densidad sin revestimiento, cubre una superficie de 1,20 metros cuadrados para cumplimentar la misma función aislante termoacústica.

Cualquiera sea la placa elegida, la instalación se completa con el colado de la carpeta cementicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas