INICIO

UN POCO DE HISTORIA…

img1

MAESTRO DE OBRA-APAREJADOR-ARQUITECTO TÉCNICO-GRADO EN ARQUITECTURA TÉCNICA

El origen de la profesión reside en los maestros mayores de obras, (la figura del aparejador solo era un puesto dentro de la jerarquía de una obra). Inicialmente se crean dos títulos el de arquitecto destinado a las obras monumentales y el de Maestro de Obras para construcciones ordinarias, durante unos 20 años y siendo anulado en favor del de arquitecto.

En 1817 se restablece de nuevo el título de Maestro, pero acortando sus atribuciones, hasta el año 1855 donde se sustituye por el nombre de Aparejador.

El título de Aparejador se regula en el año 1935, para posteriormente ser sustituido por el título de Arquitecto Técnico en el año 1971, en que mediante el Decreto 265/1971, se regulan las facultades y competencias profesionales de los Arquitectos Técnicos.

¿Qué significado tiene nuestro escudo?

El compás, la escuadra, el nivel y la plomada son símbolos de la geometría, la mesura, la planificación y la capacidad creativa que caracteriza la profesión de Arquitecto Técnico. Donde además, la escuadra de albañil, se ve con forma de A (símbolo del principio de las cosas).

La guirnalda circular está formada a un lado por una rama de palmera y al otro por laurel, ambas de hoja perenne en señal de la necesidad constante de la profesión, de la perpetuidad. El laurel y palmera símbolos del saber, la constancia, el sacrificio y de la victoria. Ambos unidos por una lazada que representa la unión entre ellos, la rectitud, la ética: la deontología profesional que nos debe acompañar.

Encima de todo, tenemos la corona que dignifica y da honor a la profesión del Arquitecto Técnico como símbolo de reconocimiento social. Cuentan que tanto era el reconocimiento de esta profesión que algún Rey tenía muy en cuenta el parecer de su entonces Maestro de Obras, por encima incluso de otras profesiones.

UN FUTURO INCIERTO…

CATAdemás de la fuerte crisis del sector en la actualidad, existe un conflicto derivado de la reforma de Bolonia, en la que parte de los colegios profesionales, demanda la pervivencia de Arquitecto Técnico o incluso la de Aparejador, en contra de la denominación oficial de Grado en Ingeniería de la Edificación, en base a unos intereses ajenos a la evolución del Arquitecto Técnico como Ingeniero de la Edificación, defendiendo de esta manera la denominación del título de Grado de Arquitectura Técnica, o incluso abogando por el título de Grado de Aparejadores.

 

Un adelanto de mi trabajo

Ir a la barra de herramientas